Cultura, Cine y Literatura

III Premios Cinemasmusic 2020: crónica de un éxito rotundo y merecido. Parte III de IV

Y llegó el gran día

Junto al escritor y analista cinematográfico Fernando Alonso Barahona en el Teatro Circo de Albacete

La tercera jornada de los III Premios Cinemasmusic fue la más intensa de todas: rueda de prensa y almuerzo con los premiados y algunos invitados, proyección de Volver a empezar, con motivo de su cuarenta aniversario, y, como broche de oro, la esperada gala de entrega de premios. Te recuerdo que José Luis Garci, Celia Martínez, Julio Medem, Zeltia Montes, José Nieto, Moisés Rodríguez y Eduardo Torres-Dulce han sido los premiados en esta edición. Las actividades se celebraron en tres sitios completamente distintos: Popular Libros, Cine Capitol (Filmoteca de Albacete) y Teatro Circo de Albacete. Espacios diferentes con un claro objetivo común: la protección y difusión de la cultura. Poco a poco los Premios Cinemasmusic se han convertido en una parte importante de la vida cultural de Albacete

Una rueda de prensa para la historia 

Imagen de la rueda de prensa de los III Premios Cinemasmusic

La rueda de prensa estaba prevista para las 13:00 horas en Popular Libros, pero se tuvo que retrasar un poco debido a un imprevisto insignificante. Esperando a que diera comienzo el acto tuve la suerte de volver a cruzarme con Julio Medem y Montse Sanz. Ni corto ni perezoso le dije que Lucía y el sexo me parecía su obra maestra. Lo comparé con John Ford porque ambos son directores de ideas claras, ambiciosos, innovadores, visionarios y amantes de todo aquello que hacen. En un primer momento, me miró incrédulo y ruborizado ante semejante afirmación. Luego me volvió a recordar que Lucía y el sexo fue la primera película española en ser rodada en formato digital HD, todo un acontecimiento en 2001. El resto de invitados y premiados fueron llegando poco a poco: Alicia Vega, Fernando Alonso Barahona, César Bardés, Moisés Rodríguez, Guillermo Balmori, Zeltia Montes… Ya estaba todo listo para que empezara la rueda de prensa.

Juan Ramón López, Zeltia Montes, Julio Medem y Moisés Rodríguez durante la rueda de prensa de los III Premios Cinemasmusic, celebrada en Popular Libros

La rueda de prensa, en la que se respiraba cine por los cuatro costados, nos dejó momentos muy jugosos para todos los allí presentes. Salió a la luz que Julio Medem y Zeltia Montes están colaborando juntos en un proyecto secreto. Moisés Rodríguez tuvo un gesto de humildad que le honra: se consideraba un «intruso» entre tanta gente importante. Pasé un rato inolvidable escuchándoles hablar.

En la rueda de prensa Zeltia Montes destacó que «es importante que un director tenga cultura musical» y agradeció «la importancia que los directores les dan a la música, en el respeto que tiene al compositor y el respeto que crean, porque tratan la música con el respeto que le dan». «La música no es solamente del compositor, también del director, esa colaboración sale de todo esto», puso en relieve la joven compositora. 

Por su parte, Julio Medem dijo que «yo, de alguna forma, someto a los personajes a una tragedia emocional, es un tránsito por la historia que uno tiene. En esta atmósfera, lo emocional, la música, es imprescindible». En un ejercicio de sinceridad reconoció que «al principio tardé en escuchar» y reivindicó el papel que en su momento jugó Alberto Iglesias, que componía al piano, para formarle en esa atención a la música. 

Haciendo alusión a la música que él pone en el programa que presenta (Secuencias en 24), Moisés Rodríguez hizo especial hincapié en la importancia que supone la música en el mundo del cine. «El tiempo hace que muchas veces pases por encima de ese dato, pero este tiene que ir». «La música es un actor más, una trama más y no hay que obviar ninguna música en el cine. Cinemasmusic lo ha puesto en valor y por eso es un festival muy necesario». Con estas palabras terminó el periodista su intervención, además de mostrar su satisfacción porque los premios hayan vuelto tras la pandemia.

Popular Libros, una librería hecha arte

Popular Libros es una librería de barrio, de las de toda la vida, que aunque se haya visto «obligada» a vender a través de Internet nunca ha perdido su esencia

Voy a poner como ejemplo a Popular Libros para reivindicar la labor que realizan las librerías de barrio, aunque se vean «obligadas» a vender a través de Internet, no solamente en el sector del libro, sino también en nuestra sociedad. Hoy en día, las librerías se están convirtiendo en espacios culturales donde se organizan presentaciones de libros, talleres, firmas y hasta exposiciones, espacios donde puedes tener contacto directo con el escritor. Este nuevo modelo de librería es una forma de hacernos más sociables, de salir por unos instantes de nuestros entornos laborales o familiares, conocer a otras personas, otras opiniones distintas a las nuestras, conversar con el librero u otros lectores. Incluso podemos tener un encuentro casual que suponga un antes y un después en nuestras vidas. Durante toda mi vida he pensado que no hay nada más romántico que conocer a una persona interesante estando rodeado de libros.

Rumbo al almuerzo con los premiados

Después de la rueda de prensa, Juan Ramón tuvo el hermoso detalle de invitarme al almuerzo con los premiados y sentarme al lado de mi admirado Fernando Alonso Barahona, el autor de algunos de los primeros libros que leí sobre cine (John Wayne, Cecil B. DeMille, Charlton Heston, King Vidor, Gary Cooper, Anthony Mann, Sean Connery…). En estos detalles es donde se construyen universos emocionales y se conoce la verdadera grandeza de las personas. Después del postre y de tomarme una infusión de poleo menta, me fui corriendo hacia el Cine Capitol (Filmoteca de Albacete) porque a las 18:00 horas comenzaba la proyección de Volver a empezar (1982), de José Luis Garci, con motivo de su 40 aniversario, con presentación del escritor y analista de cine Fernando Alonso Barahona, muy bien secundado por el crítico César Bardés. 

50 años de Volver a empezar: cuando el fracaso es la clave del éxito

Juan Ramón López, Fernando Alonso Barahona y César Bardés antes de la emisión de Volver a empezar (1982), de José Luis Garci en la entrada del Cine Capitol (Filmoteca de Albacete)

El maestro Fernando Alonso Barahona, escribir, analista de cine y I Premio Cinemasmusic, mezclando brillantemente prosa y verso, como suele ser habitual en él, nos recordó algunas de las grandes constantes que podemos encontrar en el cineasta madrileño como son la nostalgia, la melancolía y la influencia de los grandes cineastas del cine clásico de Hollywood como John Ford. Sin desmerecer las presentaciones de los demás invitados, que también estuvieron sublimes, su exposición (totalmente improvisada, según me confesó más tarde) fue uno de los momentos más sensibles y emotivos del festival. Fernando siempre busca dejar alguna huella en el recuerdo de alguien y otra vez lo ha vuelto a conseguir. Además de haber participado en más de 40 libros, ha participado en una gran cantidad de obras colectivas. Su aplaudida bibliografía tiene títulos esenciales para todo el que quiera sumergirse en el deslumbrante mundo de la cultura. Una obra original, amplia y heterogénea, donde no se detiene en su afán de estudiar, observar y examinar, cuidando hasta el más mínimo detalle, todos las piezas relacionadas con el cine y la literatura, que no está lo suficientemente valorada en España.

Volver a empezar, un melodrama entrañable y nostálgico, es la primera producción española en ganar el Premio Óscar a la mejor película en habla no inglesa.

Volver a empezar es la primera producción española en ganar el Premio Óscar a la mejor película en habla no inglesa. Un melodrama entrañable y nostálgico, en el que destaca la meticulosa fotografía de Manuel Rojas, donde nos enseña el amanecer, el atardecer y la noche de Gijón, y la excelente dirección de actores. El crítico y redactor cinematográfico César Bardés, apodado el hombre anécdotas de Twitter por el propio Juan Ramón y II Premio Cinemasmusic, volvió a recordarnos que la película no gustó cuando se estrenó en España. La crítica española la valoró muy negativamente centrando sus iras en su supuesto dramatismo excesivamente fácil y edulcorado. Criticaron duramente a José Luis Garci porque consideraban que había mitigado los aspectos más desagradables e hirientes de la película. Sin embargo, la crítica extranjera la recibió mucho mejor desde el primer momento. Después de conseguir el Óscar, la película empezó a verse de otra manera completamente distinta en nuestro país, convirtiéndose con el tiempo en uno de los títulos mejor valorados de su director. 

La película tuvo dos carreras comerciales, la primera fue desastrosa, lo que obligó a su productora, Nickelodeón, fundada solo dos años antes, a cerrar temporalmente. Mientras que la segunda, tras la consecución del Óscar, fue mucho más beneficiosa. La película terminó con una recaudación de 190 713 512 pesetas (1 146 211,29 euros), convirtiéndose en un gran éxito de taquilla, tanto en su país de origen como en el resto de países donde se estrenó.

Nunca es tarde para amar

Los añorados Antonio Ferrandis y José Bódalo realizan sus mejores interpretaciones cinematográficas en Volver a empezar

José Luis Garci llegó a definirla con la siguiente frase: «Solo se envejece cuando no se ama», la cual fue utilizada poco después en el Plan de Acción Internacional de Viena sobre el Envejecimiento, que fue adoptado por la Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento en 1982 y que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó ese mismo año. Esta misma asamblea, el 14 de diciembre de 1990, a través de la resolución 45/106, designó el 1 de octubre como el Día Internacional de las Personas de Edad, para reivindicar los derechos de este grupo etario.

Coincido con José Luis Garci en que nunca es tarde para amar. El verdadero amor no conoce edad. Aparece cuando menos te lo esperas. Está detrás de la naturaleza de cada persona. Suele hacer acto de presencia en el momento oportuno, aunque muchas veces las circunstancias nos impiden llevarlo a cabo. Madurar conlleva entender el amor de otra manera, más profunda. Esta película demuestra que cualquier época es ideal para volver a empezar si este sentimiento es sincero. Los que ya tenemos cierta edad buscamos conocer a una persona con la que estar todos los días.

Muy pocas películas tienen esa capacidad de conmoverme hasta las lágrimas como lo hace Volver a empezar. Reconozco que, aunque la he visto más de una docena de veces, estuve en más de una ocasión a punto de romper a llorar. Quizá porque me siento identificado con ese sentimiento tan universal llamado amor. Precisamente, el amor es el tema principal de la película. Un amor verdadero y sincero que no conoce el olvido, el paso del tiempo o la distancia, más fuerte que las dos columnas situadas en la entrada del templo de Salomón. 

Antonio Ferrandis (famoso por interpretar al entrañable Chanquete en Verano azul) realiza el papel de su vida. El actor se mete en la piel de Antonio Albajara, un famoso catedrático asturiano que imparte clases en Estados Unidos. Después de recibir en Estocolmo el Premio Nobel de Literatura decide volver a Gijón, su ciudad natal, para recuperar el amor verdadero y único de su juventud, Elena (Encarna Paso realiza un papel memorable). La pareja se reencuentra en la madurez (sin llegar a la vejez) y nos demuestran que el amor sincero nunca tiene edad. Antonio está divorciado y Elena continúa soltera. Así empiezan a recuperar una historia que, por verdadera, nunca había terminado y pasan todos los días que pueden juntos, disfrutando el uno del otro y reviviendo cómo se amaron y lo que se aman todavía. Antonio necesita volver a empezar o, al menos, recuperar lo mejor de su vida en esos días que pasa en Gijón y quiere hacerlo porque, desgraciadamente, le han diagnosticado poco meses de vida. Esto es algo que nunca le confiesa a Elena. Sí se lo confiesa a su amigo Roxu (José Bódalo) en una de las escenas más emocionantes del cine español. José Bódalo está inmenso en esta escena y en todo el papel que desempeña como el mejor amigo de Antonio.

La guinda al pastel la pone la banda sonora con la pieza musical de Cole Porter, interpretada por la orquesta de Artie Shaw, Begin the beguine (Volver a empezar), un tema de 1935, todo un clásico. El Canon en re mayor de Johann Pachelbel y el tema de Cole Porter Begin the Beguine en diferentes versiones acompañan la película creando una atmósfera conmovedora.

José Luis Garci quería que la película se titulase Begin the Beguine en honor a la canción de Cole Porter. Sin embargo, un problema inesperado con los herederos relacionado con los derechos de autor hizo que se cambiase el título por Volver a empezar.

Al finalizar la película puse rumbo al Teatro Circo de Albacete, muy bien acompañado por Fernando Alonso Barahona y César Bardés, para disfrutar del plato fuerte del festival: la esperada gala de entrega de premios, que comenzó a las 20:30 horas. 

Acerca de la gala

La bóveda de crucería del Teatro Circo de Albacete, con sus estrellas y constelaciones, me dejó impresionado

Previamente a la gala, los premiados y colaboradores del podcast Cinemasmusic que pudieron acudir a la gala posaron junto a un cartel gigante en el que aparecía el logotipo del festival y el nombre de los patrocinadores. Posteriormente, después de hacerme unas fotografías con algunos de ellos, me dirigí al patio de butacas en busca de mi asiento. Antes de entrar directamente al recinto observé con cierto asombro la inmensa fila de personas que se disponían a asistir al evento. Sentado en mi butaca, bajo las estrellas y las constelaciones del firmamento que iluminan la bóveda de crucería del edificio, contaba los minutos que quedaban para que comenzara la gala y empezaran a desfilar por el escenario los premiados e invitados. Mientras llegaba el gran momento de los III Premios Cinemasmusic no paraba de mirar hacia arriba. Estaba impresionado con tanta majestuosidad. Incluso me dio la impresión de que la cúpula brillaba con más intensidad de lo normal anticipándonos a los allí presentes lo que iba a suceder dentro de unos minutos encima del escenario. El Teatro Circo de Albacete es un entorno ideal para celebrar este tipo de actos y supuso un momento emocionante en la historia de Albacete.

La perfección técnica en la ejecución de sus obras le permitió al  pianista albaceteño Pedro Alonso Martínez tocar piezas muy difíciles de ejecutar con una facilidad bastante apabullante

Como era de esperar el cine y la música fueron los grandes protagonistas de la gala. Uno de los «culpables» de que fuera tan amena, a pesar de su duración, fue la música en directo a cargo del extraordinario pianista albaceteño Pedro Alonso Martínez. Este artista nos deleitó en cuatro bloques a todos los allí presentes con una selección antológica de temas de películas de los premiados (su versión de Me voy a morir de tanto amor, de Lucía y el sexo, me dejó sin palabras), alternándolos con grandes clásicos del séptimo arte que celebran su aniversario este año: El padrino, Cabaret, Matar a un ruiseñor, Conan, el bárbaro, Casablanca, Cantando bajo la lluvia, Drácula, de Bram Stoker, Sin perdón, E.T., el extraterrestre… Pedro Alonso Martínez es un pianista prodigioso (me asombró su talento musical) que se caracteriza por su exquisita sensibilidad y está considerado una celebridad en Albacete. Muy pronto va a ser reconocido en todos los rincones de España. Posee una técnica prodigiosa, siempre busca un sonido pleno para resaltar una melodía, un gusto exquisito y una técnica sobresaliente. La perfección técnica en la ejecución de sus obras le permitió tocar piezas muy difíciles de ejecutar con una facilidad técnica muy apabullante. 

La gala la presentaron la extraordinaria actriz y poetisa albaceteña Llanos Salas y el propio organizador, Juan Ramón López, el gran motor de los III Premios Cinemasmusic 2022

La gala la presentaron la extraordinaria actriz y poetisa albaceteña Llanos Salas, quien me embriagó con esa voz llena de matices y su elegancia distinguida, y por el propio organizador, Juan Ramón López, el gran motor de estos galardones. Los dos se compenetraron a las mil maravillas, destilando muchísima química, simpatía y complicidad. No les puedo poner ningún pero porque lo hicieron genial. Ellos fueron los responsables, junto a Pedro Alonso Martínez, de que la gala (cargada de sorpresas y momentos emotivos) tuviera ritmo, fuese dinámica y lo más amena posible cuando la tónica habitual de este tipo de entregas es el aburrimiento y la monotonía.

Dos escenas míticas de Casablanca (1942), de Michael Curtiz, fueron las encargadas de cerrar la gala de los III Premios Cinemasmusic 

La gala comenzó con una escena de El bueno, el feo y el malo en la que Eli Wallach, con la música de Ennio Morricone de fondo, buscando la tumba que esconde los 200 000 dólares en el cementerio de Sad Hill. Aunque en esta ocasión encuentra un botín mucho más valioso: el logotipo de los III Premios Cinemasmusic. Y acabó con dos de las escenas más famosas de Casablanca (1942), de Michael Curtiz: el reencuentro agridulce entre Rick Blaine (Humphrey Bogart), el dueño del Rick’s Café Américain en Casablanca, e Ilsa Lund (Ingrid Bergman), un antiguo amor al que pensó que jamás volvería a ver, y cuando Viktor Laszlo –un líder de la resistencia checa interpretado por Paul Henreid– se enfrenta con los nazis en el café de Rick, todo el mundo sabe que al cantar La Marsellesa no está haciendo un guiño nacional al colaboracionista capitán Renaud, sino que llama a algo mucho más grande y mejor: es el símbolo de la libertad, y su causa, la de todos los pueblos canto de guerra revolucionario e himno a la libertad. La escena fue una clara referencia al conflicto bélico entre Rusia y Ucrania.

La compositora Zeltia Montes recogiendo el III Premios Cinemasmusic. Gerardo Sánchez, director y presentador de Días de cine y I Premio Cinemasmusic, no pudo asistir a la gala, pero le envió un vídeo de felicitación a su amiga Zeltia Montes 

Los cuatro premiados que asistieron a la gala recogieron sus galardones visiblemente emocionados. Sobre todo una emocionada y emotiva Elzia Montes casi igual de nerviosa que cuando subió a recoger su Premio Goya por El buen patrón y que volvió a reivindicar el papel de la mujer en la música cinematográfica. Zeltia dijo que «es importante que un director tenga cultura musical» y agradeció «la importancia que dan a la música, en el respeto que tiene al compositor y el respeto que crean, porque tratan la música con el respeto que le dan». 

Gerardo Sánchez, director y presentador de Días de cine y I Premio Cinemasmusic, se encontraba bastante ocupado por motivos profesionales y no pudo estar en la gala. Usó su batuta (la tiene guardada como oro en paño) para darles la enhorabuena a los premiados, aunque hizo una pequeña excepción con Zeltia Montes y recordó la grabación del programa en la que ella fue madrina. Igualmente le dio la enhorabuena a Juan Ramón por poner contra viento y marea estos premios tan bonitos.

El compositor José Nieto recogiendo el III Premios Cinemasmusic 2022

José Nieto era el más veterano de todos los premiados y se le notó a la hora de recoger este original premio en forma de batuta. José Nieto, en un ejercicio de nostalgia de esos que tanto nos gusta a los aficionados al cine, recordó en varias ocasiones su fructífera colaboración con el cineasta José Luis Cuerda, fallecido hace solo dos años. En otro ejercicio de nostalgia se acordó de la magia de la creación musical en el cine, el trabajo conjunto de las notas musicales y las imágenes. 

El cineasta Julio Medem recogiendo el III Premios Cinemasmusic

Lucía Tello, II Premio Cinemasmusic, fue la encargada de entregarle el premio a Julio Medem. El cineasta vasco destacó que «de alguna forma, someto a los personajes a una tragedia emocional, es un tránsito por la historia que uno tiene. En esta atmósfera, lo emocional, la música, es imprescindible».

El periodista Moisés Rodríguez recogiendo el III Premios Cinemasmusic

Moisés Rodríguez llegó a Albacete con una sonrisa de oreja a oreja que no abandonó durante todo el día. No paró de sonreír y aplaudir durante todo el acto. Asimismo reconoció sentirse encantado de estar rodeado de tres grandes y en un sitio donde se le da tanta importancia a la música cinematográfica.

José Luis Garci y Celia Martínez no pudieron asistir a la gala por motivos profesionales, pero grabaron unos vídeos muy emotivos de agradecimiento que fueron premiados con grandes aplausos por parte del público.

Fernando Alonso Barahona hizo la presentación del premio especial otorgado a José Luis Garci en la que dijo que «el cine del cineasta madrileño es sueño y palabra».

Fernando Alonso Barahona hizo la presentación del premio especial otorgado a José Luis Garci. Dijo que «El cine está hecho de la materia con que se fabrican los sueños. Calderón de la Barca nos recordaba que toda la vida es sueño y Gustavo Adolfo Becquer en unos de sus versos más hermosos»: 

«Es un sueño la vida,

pero un sueño febril que dura un punto;

Cuando de él se despierta,

se ve que todo es vanidad y humo…

¡Ojalá fuera un sueño

muy largo y muy profundo,

un sueño que durará hasta la muerte!…

Yo soñaría con mi amor y el tuyo».

Terminó su intervención afirmando que «el cine de José Luis Garci es sueño y palabra. Merece la pena». 

Guillermo Balmori, editor de Notorious Ediciones y II Premio Cinemasmusic, uno de los principales sellos editoriales relacionados con el cine que tenemos en España, repasó algunos de los grandes clásicos con aniversarios destacados en 2022. Más tarde le entregó el premio a su gran amigo y compañero de televisión Moisés Rodríguez.

El recuerdo al antiguo cine Candilejas de Albacete, en forma de reconocimiento a Manolo Sánchez, fue otro de los instantes más emocionantes y aplaudidos de la noche 

Otro de los momentos más emocionantes y aplaudidos de la noche fue el recuerdo emotivo al antiguo cine Candilejas de Albacete, historia viva de la ciudad, y su fundador, Manolo Sánchez. 

La gran sorpresa de la gala fue la imposición de la medalla de oro del Teatro Circo de Albacete a Juan Ramón López

La gran sorpresa de la gala fue la imposición de la medalla de oro del Teatro Circo de Albacete a Juan Ramón que le entregó ese gran amante de la cultura que es Ricardo Beléndez Gil, director y gerente de Cultural Albacete y del Teatro Circo de Albacete. Todo un acierto y un premio merecido.

Confeccionar una lista con todas las películas homenaje a películas y cineastas con aniversario en este 2022 hubiera dado lugar a una gala interminable. Eché en falta una mención a El hombre tranquilo (The Quiet Man, 1952), de John Ford, mi película favorita, cuando el próximo 21 de julio se van a cumplir 70 años de su estreno. Lógicamente, es imposible homenajear a todas las películas que este año celebran su centenario. La gala se hubiera hecho eterna.

John Wayne en una imagen promocional de¡Hatari! (1962), de Howard Hawks

Sin embargo, me hizo especial ilusión volver a ver el tráiler original de ¡Hatari! (1962), de Howard Hawks y escuchar por enésima vez la melodía más reconocible de todo el filme: Baby Elephant Walk. Una melodía versionada en multitud de ocasiones y de las más populares de la historia del cine Juan Ramón dio muestras otra vez de su sabiduría cinematográfica y nos recordó una de las anécdotas más curiosas de esta película: Howard Hawks, tuvo que prescindir de Dimitri Tiomkin, uno de los grandes sinfonistas del cine clásico, con el que había trabajado en obras maestras como Río Rojo y Río Bravo, para contratar a Henry Mancini. Así que el reto de Mancini fue doble: devolver la confianza que habían depositado en él creando una buena composición musical para el film, y lograr crear una música que no desentonara en una película de aventuras, Mancini aceptó el desafío, cambió de registro y se lanzó de lleno a esta producción donde consiguió mezclar, con bastante atrevimiento, tonos de jazz y música africana. Y el resultado no pudo ser más acertado. Mancini supo adaptarse a las exigencias de la película, pero sin perder su estilo propio, aquel que le definía y por el que quisieron contar con él.

Se cumplen 40 años del estreno de E.T., el extraterrestre (1982), la película más famosa de Steven Spielberg

El vídeo en el que se ve a Steven Spielberg y John Williams trabajando juntos en la banda sonora de E.T., el extraterrestre fue todo un descubrimiento para muchos espectadores. Hacía mucho tiempo que no lo veía No hay nada más emocionante que ver cómo se complementan, con el compositor adecuando su música a las imágenes de la secuencia y el cineasta dándole indicaciones sobre el estado emocional del personaje de Elliott en uno de los detrás las cámaras más conseguidos de todos los tiempos.

Coincidiendo con sus respectivos centenarios, Juan Ramón nos recordó una serie de divertidas anécdotas que le ocurrieron con Luis García Berlanga y José Luis López Vázquez, cuando estos dos genios de nuestro cine se encontraban en Albacete buscando localizaciones para su próxima película. El recuerdo a Elmer Bernstein, las imágenes espectaculares de la famosa superproducción Lawrence de Arabia, el grito de Tarzán como homenaje a la primera película protagonizada por Johnny Weissmuller o los homenajes a Tony Leblanc o Judy Garland hicieron que parte del público se emocionara en más de una ocasión.

Una gala llena de buena música, momentos brillantes y divertidos que demostró que tanto esfuerzo ha merecido la pena.

Gala de los III Premios Cinemasmusic 2022. Teatro Circo de Albacete. Sábado 12 de marzo de 2022

[Muchas gracias al prestigioso escritor y analista de cine Fernando Alonso Barahona por su colaboración en la elaboración de la parte dedicada a la entrega de premios].

Compártelo si te gustó...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.