Cultura, Cine y Literatura

«Prefiero M y otras pasiones cinéfilas», el libro que todo cinéfilo debería tener en su biblioteca

Prefiero M y otras pasiones cinéfilas se trata de un libro moderado, inteligente y ameno, ideal para los que deseen comprender la crítica como una metaficción del cine.

Si sientes devoción por el séptimo arte y quieres aprender sobre el tema de la mano de Noemí Guillermo, una de las mejores autoras, este es tu libro

Portada de Prefiero M y otras pasiones cinéfilas (Reino de Cordelia, 2021), el último libro de Noemí Guillermo

Cómo nace el título de este libro 

Peter Lorre es el protagonista de M, el vampiro de Düsseldorf (1931), de Fritz Lang, la película favorita de Noemí Guillermo

Prefiero M y otras pasiones cinéfilas (Reino de Cordelia, 2021), es lo nuevo de Noemí Guillermo, una prestigiosa dermatóloga que es una amante acérrima del cine, ese impresionante ferrocarril de imágenes por cuyos raíles surcan nuestros sueños (como a mí me gusta llamar al arte de narrar historias mediante la proyección de imágenes), por encima de todo lo demás. Incluso suele anteponerlo a sus intereses profesionales. Este libro le ofrece al lector una recopilación cuidadosa de algunas de las películas que más han entusiasmado a Noemí; aquellas que han sido capaces de perforar su corazón. Prefiero M y otras pasiones cinéfilas es la segunda obra que escribe en solitario. Mabuse. El eterno retorno (Notorious Ediciones, 2019), uno de los libros sobre el mundo del cine más interesantes que he leído, fue la primera.

El título del libro tiene su origen en una escena de El desprecio (Le Mépris, 1963), donde Jean-Luc Godard le dio un pequeño, pero significativo papel a Fritz Lang (el veterano director de cine austríaco tenía 73 años de edad). En esta película Lang se representaba a sí mismo: un realizador clásico enfrentado a la simpleza de los deseos de un productor que no entiende su arte. Hay en El desprecio una línea de diálogo muy breve en la que el guionista Paul Javal (Michel Piccoli en su debut cinematográfico) le presenta a Lang a su esposa Camille (la espléndida Brigitte Bardot) diciéndole a ella que Lang «es el que hizo ese wéstern con Marlene Dietrich». A lo que este responde con naturalidad: «Prefiero M».

Noemí Guillermo es una de las grandes expertas en la obra de Fritz Lang que tenemos en España

M, el vampiro de Düsseldorf (1931), de Fritz Lang, la historia de un misterioso infanticida (Peter Lorre) lleva el terror a Düsseldorf sin que la policía local logre atraparlo, es la película favorita de Noemí. Por este motivo, ha querido titular su último libro con el nombre de este filme. Lang tiene filmes más conocidos. Sin embargo, M, el vampiro de Düsseldorf, es el que más hondo ha calado en su corazón.

Fritz Lang consiguió con M, el vampiro de Düsseldorf dibujar a la perfección el perfil de un psicópata que más tarde seguirían todos sus colegas con los matices correspondientes en cada uno de los casos. En la escena final, Peter Lorre encoge el corazón de todos los espectadores con su monólogo final, consiguiendo un cierto grado de empatía con el público, cosa muy difícil de conseguir por un actor y que solo está al alcance de los genios de la interpretación.

La película se estructura en tres partes. La primera se encarga de mostrarnos al asesino y sus consecuencias. En la segunda el espectador asiste a la competencia desatada entre las fuerzas del orden (criticadas por su falta de resultados) y los bajos fondos (hostigados por la policía en su búsqueda del asesino) para llegar al mismo fin, pero con diferentes métodos. Y en la tercera (la más sobrecogedora de todas) una caza sin cuartel al protagonista de la cinta.

Mabuse. El eterno retorno 

Portada de Mabuse. El eterno retorno (Notorious Ediciones, 2019), la primera obra en solitario de Noemí Guillermo

Noemí es conocida por la mayoría de los cinéfilos por ser una de las mayores entendidas en la vida y obra de Fritz Lang. Esta dermatóloga con alma cinematográfica nunca cesa en su empeño de reivindicar la obra de este cineasta, uno de los máximos exponentes del cine expresionista alemán, aunque él siempre renegó de este movimiento cinematográfico. Su admiración por el director austríaco es tan formidable que su primera obra en solitario fue Mabuse. El eterno retorno (Notorious Ediciones, 2019). El libro está dedicado a un personaje literario y cinematográfico que ha protagonizado tres de sus películas: Dr. Mabuse, el jugador (1922), El testamento del Dr. Mabuse (1932) y Los crímenes del Dr. Mabuse (1960). 

Aunque el Dr. Mabuse (figura ficticia creada por el escritor luxemburgués Norbert Jacques) ha sido una gran fuente de inspiración para villanos literarios y cinematográficos posteriores, el más perverso de todos ellos es prácticamente un completo desconocido para la mayoría de los cinéfilos actuales. La trilogía del Dr. Mabuse de Fritz Lang es una metáfora sobresaliente sobre el dominio en la oscuridad y una mirada tenebrosa a la maldad humana en su peor manifestación. Un mal que el propio director percibía como una manifestación escondida en la Alemania de aquella época. No en vano subtituló su primer filme sobre el siniestro psiquiatra, que con sus poderes hipnóticos funda una organización mafiosa, como Ein Bild der Zeit (Una visión sobre este tiempo). 

El doctor Mabuse es la encarnación del mal por excelencia

La escritora tarraconense escribe, con una belleza y elegancia inusual (a pesar de tocar temas tan crudos y oscuros), una detallada y fehaciente descripción sobre el malo por antonomasia. Esta encarnación de la vileza llegó a protagonizar, con suerte dispar, 13 películas y diversas novelas. El mundo editorial atraviesa una situación muy complicada y cada vez es más difícil encontrar en el mercado una obra tan arriesgada como esta; narrada con una insólita fundamentación, análisis y pasión que evidencia el intenso amor profesado al celuloide por su autora. 

El prólogo de este libro corre a cargo de José Luis Garci, uno de los realizadores más importantes de la historia del cine español, y el epílogo es del poeta Luis Alberto de Cuenca. ¡Casi nada! Después de leer Mabuse. El eterno retorno, estaba deseando que Noemí siguiera compartiendo sus inagotables conocimientos cinematográficos conmigo en forma de un nuevo volumen. 

Las pasiones cinéfilas de Noemí Guillermo 

El mago de Oz (1939), de Victor Fleming, interpretada por Judy Garland es una de las grandes obras maestras del cine que aparecen en Prefiero M y otras pasiones cinéfilas

Después de leer Mabuse. El eterno retorno me quedé con las ganas de leer más cosas escritas en solitario por Noemí. Dejando a un lado sus frecuentes colaboraciones en libros de colectivos de Notorious Ediciones, estaba deseando que siguiera compartiendo conmigo sus inagotables conocimientos cinematográficos. Por fin, en 2021, su nuevo trabajo ha visto la luz: Prefiero M y otras pasiones cinéfilas. Un trabajo que esperaba como agua de mayo, superando con creces todas las expectativas que tenía puestas en él. La obra le ofrece al lector una selección antológica, minuciosamente cuidada, de algunas de las películas que más han entusiasmado a  Noemí, aquellas que han sido capaces de perforar su corazón.

Escrito de una forma ágil, agradable y resolutiva, el libro tiene una doble finalidad: que el lector se lo pase a las mil maravillas leyéndolo entretanto descubre detalles nuevos sobre unos títulos que tanto le entusiasman. En 15 capítulos Prefiero M y otras pasiones cinéfilas alterna películas conocidas por la mayoría de los lectores como El mago de Oz (a la que le dedica dos capítulos), Tú y yo, De repente, el último verano o Lost in Translation, con otros títulos casi desconocidos de manera exquisita y con la compleja sencillez que caracteriza a las obras maestras de la literatura: Esos tres, Una mujer para dos (Fredric March, su actor favorito y del que está enamorada no podía faltar), Más fuerte que el orgullo… y, para mí la gran sorpresa del libro, 10, calle Frederick, una de las mejores películas de los años 50 para Noemí. 10, calle Frederick está interpretada por un Gary Cooper (sustituyendo a John Wayne, el actor elegido en un principio para interpretarla), en el ocaso de su brillante trayectoria cinematográfica.

José Luis Garci, con dos películas, no podía faltar en la lista de películas predilectas de Noemí Guillermo

Siendo una gran admiradora de José Luis Garci no podían faltar en esta recopilación dos de sus mejores filmes: You’re the One (una historia de entonces) y El crack cero, el debut de Noemí como actriz. You’re the One (una historia de entonces) es un elegante, intimista, emotivo y espléndido melodrama rodado en blanco y negro en el que el cineasta español recupera el sabor del mejor cine sentimental estadounidense que tanto le gusta. Suelo referirme cariñosamente a El crack cero, y a mucha honra, como una película antigua. Garci tira una vez más de veteranía y rueda un ejercicio de cine al paso del tiempo. En una época dominada por las grandes producciones estadounidenses en las que el público está completamente rehén de una serie de nuevas sensibilidades, es una alegría ver la libertad con la que se expresa un artista que siente que, después de una dilatada trayectoria profesional, no tiene por qué demostrarle a nadie su grandeza.

En cada capítulo Noemí plantea una exposición escueta sobre una película determinada. Escritos breves en los que la autora analiza el argumento, pone en un determinado contexto la película, lo que ha supuesto en la filmografía de su director, narra algunos secretos del rodaje, las singularidades de los actores y actrices que participan en ellas y, sobre todo, deja al descubierto las razones por las que siente tanta devoción por cada título. Nunca oculta sus debilidades cinematográficas y las argumenta con un ímpetu contundente. Esta fuente de entusiasmo le llega por entero al lector, pues destila literatura de arriba abajo y muestra una utilización maravillosa del lenguaje. 

Aunque muchas de las películas que ha seleccionado no son santo de mi devoción, la obra me ha acabado contagiando la pletórica admiración que Noemí siente por estas cintas. La propia autora siempre ha proclamado como bandera al viento que el cine es sentimiento y pasión, y que, a parte de nutrir el ingenio, la creatividad y la fantasía (además de mejorar el funcionamiento del cerebro), debe estremecer nuestros corazones, remover nuestras entrañas y llegar a lo más profundo del alma. Y Noemí ha logrado salir airosa en esta tarea. Puesto que con Prefiero M y otras pasiones cinéfilas se ha planteado el propósito de transmitirles, poco a poco, a los lectores su admiración incondicional por el cine. 

Noemí Guillermo junto a José Luis Garci y Guillermo Balmori en una Feria del Libro de Madrid

Como he dicho en otras ocasiones en las que he escrito sobre ella, Noemí tiene un presente arrollador y un futuro ilusionante. Su estilo de escritura combina, como he visto en muy pocas ocasiones, imaginación, entendimiento y sensibilidad. Los tres confluyen en una fuerza y vigor que nos tiene embelesados a todos los que somos sus admiradores. Su talento está fuera de toda duda y su vínculo con el público es excepcional. Estamos delante de una comunicadora inmensa que domina una parte considerable de la historia del cine. Lo puedes comprobar en los temas de todas sus obras.

En estos momentos, Noemí sigue colaborando continuamente con Notorious Ediciones, ha participado en varios de los coloquios de Classics, escrito el prólogo de El toque Lubitsch y otros roces, el antepenúltimo libro que ha escrito José Luis Garci y en la tertulia cultural del programa matinal La ciutat de Onda Cero Tarragona.

Compártelo si te gustó...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *